NOSOTROS

 
¡ DIOS TE AMA ! | NOSOTROS | Enlaces | Links recomendados | Mi espacio | Curriculum Vitae nuevo | Recomendamos | Album de fotos | Predicaciones Pastor Adrian Rogers
 
NOSOTROS
 
 
LA NECESIDAD DEL EVANGELIO
"… no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree" (Romanos 1:16).
El evangelio es "poder de Dios para salvación". La afirmación la hace el apóstol Pablo en su carta a los Romanos, en el capítulo 1:16, para disuadir a quienes pensaban que él no había ido a Roma a predicar el evangelio porque albergaba algún temor de visitar aquella gran ciudad, capital del imperio romano. Si bien esa gran ciudad estaría plagada de los poderosos de este mundo, los sabios y entendidos, los filósofos e intelectuales, los religiosos e idólatras y el mismo imperio romano, era, sin duda, poderosa.
No obstante, el apóstol vivía confiado en que el poder de Dios le sostenía y que él mismo como "siervo de Jesucristo, llamado a ser apóstol, apartado para el evangelio de Dios", era portador del mensaje dirigido por Dios a los hombres para salvación, por lo cual el temor o la vergüenza no correspondían con su fe y llamamiento, pues, estaba plenamente persuadido de que el evangelio es el "poder de Dios para salvación a todo aquel que cree". Permítame recordarle que este evangelio es, en esencia, Jesucristo, su persona y obra.
En relación a la declaración del apóstol Pablo antes citada, podemos agregar que el evangelio es el único medio por el cual el hombre pecador puede ser salvo. Con reverencia decimos que Dios no tiene otro recurso para obrar la salvación de los pecadores. ¿Estamos limitando a Dios? No. ¡Dios nos libre! Sin embargo, el Dios Todopoderoso y Soberano -para quien nada es imposible- y quien hace todas las cosas conforme al designio de su voluntad, no puede salvar al hombre pecador por otro medio que no sea la fe en el Señor Jesucristo, único medio establecido desde la eternidad para la salvación de los pecadores.
El poder y la voluntad de Dios hacen del evangelio el único medio efectivo para salvar a los pecadores. El apóstol Pedro dijo a los judíos que rechazaron a Jesús: "Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos" (Hechos.4:12).
Alguien dirá: "Pero, ¿acaso no van al cielo las personas buenas que están consagradas, practican las grandes religiones y adoran en los templos? ¿No basta con que el hombre tenga una buena conducta, que deje los vicios, que no haga lo malo y que haga lo bueno? ¿No adoramos todos al mismo Dios, llámese como se llame?" La respuesta es negativa: ¡no!
Permítame contestarle que si el asunto de la salvación del hombre pecador dependiera de los medios que él, en sus tinieblas, presume sean obras merecedoras del favor de Dios, si la salvación misma fuera alcanzada por instancias humanas, si Dios en alguna manera estuviera obligado o quedara comprometido a otorgar salvación a los hombres cuando éstos hacen algo de su propia inventiva con el objeto de agradarle y hacerse acreedores de su favor, basados en su justicia propia y para su gloria personal, entonces, el hombre podría jactarse de que la salvación ha sido conquistada por él; y, sencillamente, no es así, porque la salvación, en sentido absoluto, es la obra de Dios.
Lo cierto es que "hay camino que al hombre parece derecho, pero al final es camino de muerte" (Proverbios 14:12). En el mundo pecador siempre ha habido criterios diversos en cuanto a cómo y dónde adorar a Dios. En tiempos de Jesús no fué diferente. La mujer samaritana le dijo a Jesús: "Nuestros padres adoraron en este monte, y vosotros decís que en Jerusalén está el lugar en donde se debe adorar" (Juan 4:20).
¡Escuche! Ninguna diferencia hace la forma o el lugar de adoración si los adoradores no adoran de la manera que Dios Padre busca ser adorado. "Vosotros adoráis lo que no sabéis" (v.22a). Estas palabras, de la respuesta de Jesús a la mujer samaritana, se pueden aplicar perfectamente a todos aquellos que pretenden adorar a Dios siguiendo sus propios criterios y sometiéndose a mandamientos de hombres mientras permanecen muertos en sus delitos y pecados y se hallan en total desacuerdo con las instrucciones bíblicas respecto a la adoración. "…Los que le adoran, es necesario que le adoren en espíritu y en verdad" (v.24), le dijo el Señor a la samaritana.
Podemos notar que aquella mujer (y los samaritanos) tenía la espectativa -por el anuncio profético- de la venida del Mesías, el Cristo; confiaba en que cuando viniera les declararía todas las cosas (v.25). Sin embargo, tenía al Mesías de frente; mas, no le reconoció ni creyó en él sino hasta que el mismo Señor se reveló a ella. ¡Cuántas personas en este tiempo hablan profusamente respecto a la segunda venida de Cristo mientras a la vez rechazan el evangelio de la gracia de Dios!
¡Cuántas religiones hay en el mundo! ¡Cuánta idolatría! ¡Cuánta confusión! Pero Dios sigue en su plan de que el evangelio de Jesucristo sea predicado en todo el mundo, a toda criatura, a todas las naciones, y entonces vendrá el fin, "cuando será revelado el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo" (2 Tesalonicenses 1:7,8). También "cuando venga" será "para ser glorificado en aquel día en sus santos y ser admirado de todos los que creyeron" (v.10).
"El mensaje de la cruz –el evangelio- es locura a los que se están perdiendo; pero para nosotros que somos salvos, es poder de Dios" (1 Corintios 1:18). Este mensaje jamás fue idea de pecador alguno, no importa cuan encumbrado esté. Esta es la sabiduría oculta que los magnates de este mundo (los sabios y entendidos) no alcanzan descifrar porque los de su época, creyendo agradar a Dios, crucificaron al Señor de la gloria. El pecador razona; y, en su vano razonamiento sólo llega a darle forma a sus ideas y adorar a sus propios ídolos, pero no puede entender las cosas espirituales porque está muerto en delitos y pecados; en tal condición no puede dar crédito al mensaje de la salvación por gracia en Cristo.
Estas son las "cosas que ojo no vio ni oído oyó ni han subido al corazón del hombre"; sólo si el Espíritu de Dios se las revela las podrá entender. Dios continúa ofreciendo al hombre el único medio por él establecido para la salvación. Jesús, el Salvador de los pecadores, continúa llamando a los pecadores a través de su Palabra y de sus ministros, diciendo: "Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre, sino por medio de mí" (Juan 14:6). Dice también: "Yo soy la luz del mundo, el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida" (Juan 8:12). Citamos, además, a Juan 10:9 en donde Jesús declara: "Yo soy la puerta; el que entre por medio de mí, será salvo".
Para establecer este medio único para la salvación, le fue necesario a Dios Padre entregar a su Hijo. Jesús fué "entregado por el determinado designio y previo conocimiento de Dios" (Hechos 2:23). Le fue necesario al Hijo de Dios despojarse a sí mismo, humillarse a sí mismo hasta la condición de hombre y hasta la muerte ignominiosa de la cruz para que ese camino nuevo y vivo quedará abierto. En varias ocasiones, Jesús dijo a sus discípulos que le era necesario padecer, ser condenado a muerte y resucitar al tercer día para que ese único medio de salvación quedara establecido (véa Mateo 16:21-28; Marcos 8:31 y Lucas 9:22-27).
Luego de resucitar, el Señor le dijo a los discípulos que iban camino a Emaús: "¿No era necesario que el Cristo padeciera estas cosas, y que entrara en su gloria?… Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos… Así era necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados a todas las naciones" (Lucas 24:26,44,47).
Para identificarse con los pecadores a quienes vino a salvar, le fue necesario a Jesús ser bautizado por Juan el Bautista en el Jordán. Juan bautizó con bautismo de arrepentimiento. Al ver a Jesús, dijo: "Este es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo". Luego lo vió que venía hacia él para ser bautizado y Juan se le opuso; entendía que él debería ser bautizado por Jesús, no lo contrario. Pero, Jesús le dijo: "Permítelo ahora, porque así conviene que cumplamos toda justicia" (Mateo 3:15).
Como nuestro Sustituto en la cruz, como Aquel que venía a dar su vida en rescate por muchos, como Aquel en quien Jehová cargó el pecado de todos nosotros, le era necesario identificarse con nosotros como si fuera pecador. Para dejar inaugurado este único camino al cielo, le fue necesario al Santo Hijo de Dios padecer desde que inició su ministerio terrenal en su bautismo a través de la tentación de Satanás, las tentaciones comunes a todos los hombres, la contradicción de hombres pecadores contra sí mismo, el ser perfeccionado por los padecimientos, el rechazo de los suyos y el sufrir la muerte de cruz. Él lo logró y, así, nos abrió ese camino nuevo y vivo a través de su carne.
La necesidad del evangelio se hace imperiosa debido a las demandas espirituales que Dios exige del hombre: demandas que el hombre pecador no puede satisfacer. A causa de la santidad de Dios y de la natural condición pecaminosa del hombre, el hombre no puede allegarse a Dios sin arrepentimiento. La condición natural del hombre queda expresada en las palabras del salmista David en el Salmo 51:5: "Mira que en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre".
Siendo pecadores por naturaleza, el hombre está muerto espiritualmente. La sentencia divina es: "El alma que peque, ésa morirá" (Ezequiel 18:4); la razón divina: "Porque la paga del pecado es muerte…" (Romanos 6:23). El problema se enfoca así: "He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni se ha endurecido su oído para oir; pero vuestras iniquidades han hecho separación entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no escucharos" (Isaías 59:1,2).
Debido a su condición pecadora, el hombre necesita el arrepentimiento; Dios lo exige: "Si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente" (Lucas 13:5). ¿Está el hombre consciente de su condición? El hombre puede distinguir el bien del mal, pero no puede hacer el bien que debe ni dejar de hacer el mal que no debe porque es esclavo del pecado. Algunos, al ser confrontados con la Palabra, cuando se les presenta la demanda de Dios del arrepentimiento, la rechazan alegando que no tienen de qué arrepentirse, especialmente aquellos que llevan una vida moral o religiosa que les parece adecuada como para librarse del castigo del infierno y merecer la gloria. El mensaje de Jesús al comenzar su ministerio fue: "Arrepentíos, y creed al evangelio" (Marcos 1:15). Es el mismo mensaje que hoy te damos aquí.
Otra demanda espiritual de Dios a los hombres para que puedan entrar en el reino de los cielos es la humildad. "De cierto os digo, si no os volvéis y os hacéis como los niños, de ningún modo entraréis en el reino de los cielos" (Mateo 18:3). Lejos de ser humildes, la soberbia es una de las características más evidentes y repugnantes de los humanos.
Un retrato escrito del carácter y la conducta de los hombres de este tiempo son las palabras de advertencia del apóstol Pablo a Timoteo, en 2 Timoteo 3:1-5: "Y debes saber esto: que en los últimos días vendrán tiempos difíciles. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella, a éstos también evita".
Además de humildad, Dios demanda del hombre justicia interior. Jesús le dijo a sus discípulos: "Porque os digo que si vuestra justicia no supera a la de los escribas y fariseos, de ningún modo entraréis en el reino de Dios" (Mateo 5:20). Esto, como vemos, fué dicho por el Señor a sus discípulos para conscientizarles de que necesitaban una justicia interior superior a la propia de la cual los escribas y fariseos se jactaban. Pero, ¿cual es la condición humana, si se puede saber?
El apóstol Pablo, bajo inspiración del Espíritu Santo, declara: "Como está escrito: No hay justo, ni aún uno; no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios. Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno" (Romanos 3:10-12). Así pues, si creyeras a Dios, buscarías no apoyarte en tu propia justicia, que es a base de la ley, sino en la que es por medio de la fe de Cristo, la justicia que procede de Dios sobre la base de la fe. Debo informarte que "ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas; la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él" (Romanos 3:21,22).
Asi vemos que, según las demandas espirituales de Dios, al hombre le es necesario poseer fe personal en Cristo, ya que la falta de fe en Cristo -lo mismo que la falta de arrepentimiento- es causa de muerte. Nuestro Señor decía a los judíos: "Vosotros sois de abajo, yo soy de arriba; vosotros sois de este mundo, yo no soy de este mundo. Por eso os dije que moriréis en vuestros pecados; porque si no créis que yo soy, moriréis en vuestros pecados" (Juan 8:23,24).
Dios llama, en su gracia, a los hombres a recibir el alimento espiritual que le es necesario. "A todos los sedientos: Venid a las aguas; y a los que no tienen dinero: Venid, comprad y comed. Si, venid, comprad sin dinero y sin precio, vino y leche. ¿Por qué gastáis vuestro dinero en lo que no es pan, y vuestro jornal en lo que no sacia? Oidme atentamente, y comed de lo bueno, y se deleitará vuestra alma con lo más sustancioso" (Isaías 55:1,2). Y en Juan 6:53, 54 leemos: "Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Si no coméis la carne del hijo del Hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el último día".
Las demandas espirituales de Dios al hombre están por encima de su actual capacidad a causa de su condición no regenerada. Por esa razón, sin importar que el hombre particular sea líder religioso o que, incluso, admire las obras de Jesús como las de un profeta enviado por Dios, si ha de hacer las obras de Dios, tal persona necesita nacer de nuevo. Tal fue la respuesta de Jesús a Nicodeno, hombre importante entre los judíos: "De cierto, de cierto te digo, que el que no nace de nuevo, no puede ver el reino de Dios…De cierto, de cierto te digo, que el que no nace de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios" (Juan.3:5,7). ¿Comprendes, por fín, la necesidad del evangelio?
Te mantendrás fuera del reino de Dios mientras rechazes el evangelio. Mientras lo rechazas no podrás agradar a Dios según sus términos por más que te esfuerces en la practica religiosa que has elegido: "Y sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan" (Hebreos 11:6). ¡Oh, amigo o amiga que lees este estudio, ¡quiera Dios que te encuentres en una situación desesperada bajo convicción del Espíritu, deseando saber cómo poder ser salvo o salva! Te diré como el apóstol Pablo le dijo al desesperado carcelero de Filipos: "Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo" (Hechos 16:31).
¡Dios te bendiga! Amén.

imagen
Para algunos, la FE, es un misterio, para otros es una ilusión; aún hay otros que piensan que es locura y otros tantos la consideran … fanatismo. Para el que cree … Es poder de Dios.
Aún entre los creyentes, muchos no la entienden, razón por la cual no saben cómo ejercitarla, resultando en el descuido de la fuente que la origina, entonces viene el desánimo, la indiferencia, la duda y la incredulidad.
Hay varios puntos muy importantes, los cuales debemos de tener claros … estos son:
1. Ningún ser humano puede crear fe … “Es Jesús el autor y consumador de la Fe.” (He.12:2)
2. La Fe no es ver … es creer. “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.” (Hebreos 11:1)
3. La FE obra por el Amor. "Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale algo, ni la incircuncisión, sino la Fe que obra por el amor". (Gálatas 5:5)
4. La verdadera Fe no está fundamentada en palabra de hombre alguno, sino … en la palabra de Dios. No es creer a los hombres; es … creer a Dios. “Así que la Fe viene por el oir, y oir, la Palabra de Dios.” (Romanos 10:17)
5. La mano de Dios no se mueve por las necesidades sino … por la Fe. “Sin Fe es imposible agradar a Dios.” (Hebreos 11:6)
Nuestras peticiones deben estar fundamentadas en la Palabra de Dios, creyendo lo que Dios dice para que sean contestadas.
“Esta es la confianza que tenemos en Él,
que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, Él nos oye.
Y si sabemos que Él nos oye en cualquier cosa que pidamos,
Sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.
1 Juan 5:14-15
¿Anhelas que tus necesidades sean suplidas?
“Confía en Dios, y haz el bien; y habitarás en la tierra, y te apacentarás de la verdad.
Deléitate asimismo en el Señor, y Él te concederá las peticiones de tu corazón.” Salmo 37:3-4.
¿Deseas vivir una vida victoriosa aún en medio de la adversidad?
“… Esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra FE.” 1 Juan 5:4.
Hay aún otro factor que es vital para el o la que anhele ver sus peticiones contestadas y el cual, en ocasiones, no se toma en cuenta, se obvia, se ignora y se pasa por alto su importancia. “El limpio de manos y puro de corazón … él recibirá bendición del Señor.” Salmo 24:4,5.
No se puede tener fe, si nuestro corazón nos reprende; no se puede confiar en Dios, si nuestros asuntos no están en orden; no podemos creer, si no tenemos paz con Dios. “Amados, si nuestro corazón no nos reprende, confianza tenemos en Dios; y cualquier cosa que pidamos la recibiremos de Él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de Él.” 1Juan.3:21-22.
En este tiempo, más que en ningún otro, hay ciertos asuntos en la vida de muchos, que están siendo impedimentos para poder disfrutar de una vida plena y abundante tal y como Jesús nos vino a dar. Estos están obstaculizando el libre fluir de las bendiciones que Dios tiene para cada cual. Seamos valientes y pongamos en balanza lo verdadero y permanente y que trae tras sí la bendición, y al otro lado, aquello que es efímero, temporero y que esconde en sí la maldición. ¿Qué prefieres? ¿Hacia cual lado se inclina tu balanza?
Si, llamándote cristiano(a), hay algo en tu vida que sabes que va en contra de los principios divinos, pero no lo quieres dejar, no te extrañe que sean las consecuencias que le siguen las que te quieren robar la paz, aquello para lo cual no tienes solución y … entonces deseas que Dios intervenga, pero, ¿sabes? Él está dispuesto, si te comprometes a poner tu casa en orden, a cambiar tu estilo de vida y a ponerlo a Él en primer lugar. “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia y todas las demás cosas te serán añadidas.” Mateo 6:33. "Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo." Romanos 5:1.
Entonces sí podremos pedir con FE, no dudando nada …confiando y esperando con gozo la contestación a todas nuestras peticiones.
“Y a Aquél que es poderoso para hacer todas las cosas
mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos,
según el poder que actúa en nosotros,
a Él sea la gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades,
por los siglos de los siglos. Amén”. Efesios 3:20-21
imagen
REFUGIO SEGURO
Por comollegaralcielo a las 22:41
REFUGIO SEGURO
donde el fuego ya paso
Un incendio en los extensos llanos del Oeste norteamericano es cosa horrenda.

Los habitantes de la región pasan los meses de sequía en alerta y suspenso hasta que llegan las lluvias estacionales. Mientras tanto toda apariencia de nube o de humo es objeto de intensa preocupación.
Si llega a incendiarse la hierba seca, las llamas, propulsadas por los vientos, avanzan con violencia devorando inmensas extensiones de pampa y a todo cuanto encuentren en su camino. El terror se adueña tanto de hombres como de bestias, y muchos, atrapados, impotentes e indefensos, han perecido y sus propiedades reducidas a ceniza.
Otros se sirven de un escape sencillo pero ingenioso. Queman el pasto a todo su alrededor, un incendio controlado que deja una "isla" quemada donde se refugian tranquilos y seguros al pasar las llamas por alrededor. Donde no hay combustible, el fuego no llega.
Por supuesto que el remedio hay que aplicarlo sin demoras y con toda urgencia, pues sus vidas están en juego.
Oye: Hay un incendio mas terrible aun-infinitamente mas terrible- que amenaza a este mundo: el juicio de Dios. La Biblia advierte que los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados...para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos" ( 2ºPedro 3:7 ), o sea, los que no creen.
"Nuestro Dios es fuego consumidor" (Hebreos 12:29 ).
Pero es también compasivo, y ha ingeniado un escape. Dio a su unico Hijo Jesucristo como si fuera un terreno quemado en que refugiarnos. Encendió en el todo el horror del fuego de su ira en la cruz. "Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios" (1ºPedro 3:18 ).
"De tal manera amo Dios al mundo que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en el cree, no se pierda, mas tenga vida eterna." (Juan 3:16)
" El que cree en el Hijo, tiene vida eterna; mas es incrédulo al Hijo, no vera la vida, sino que la ira de Dios esta sobre el" (Juan 3:36).
Es cierto el unico remedio; quienes le rechazan solo les espera"una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios" (Hebreos 10:26-27).
Pero hoy Dios aun espera y te ruega, pues "es paciente para con nosotos, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento." (2ºPedro 3:9).
"He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación." 2ºCorintios 6:2).
"¿Como escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande?" (Hebreos 2:3).
-¿No quieres rendirte hoy ante un Dios tan compasivo y perdonador para que reciba como hijo suyo y no te condene como "adversario" en el ardiente juicio que viene?.

Editorial Buenas Nuevas #130
imagen
HANDEL, HOMBRE DE FE

A la pequeña Cristina, le gusta sentarse al piano y hacerlo sonar, aunque como es natural, no sepa que cuando sea mayor, sea capaz de tocarlo bien si estudia la música.
Entrando en el terreno de la música ¿quien no conocerá a Handel, el gran compositor alemán?. Lo que es posible que muchos no sepan es que el era creyente. Su fe trascendió a su música, como algunos títulos de sus obras lo muestran: El Te Deum, El Mesías, Saúl, Israel en Egipto, Sansón, Jefte, etc,etc.
Murió a los 74 años, y seis años antes había quedado ciego; en su lecho de muerte pidió a su fiel criado que le leyera el Salmo 91, de cuyo precioso contenido resaltamos:"El que habita al abrigo del Altísimo morara bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo al Señor: Esperanza mía, y castillo mió; mi Dios, en quien confiare...por cuanto en mi ha puesto su amor, yo también lo librare; le pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre...con el estaré yo en la angustia...lo saciare de larga vida y le mostrare mi salvación."
Terminada la lectura, el gran maestro exclamo:" ¡Cuan hermoso y reconfortante es! ¡En verdad que sacia y restaura el alma!" Luego pidió que se le leyese 1ºCorintios 15, que entre otras cosas se lee:"Os declaro... el evangelio...que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano...Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron...así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados...Cristo las primicias, luego los que son de Cristo, en su venida...sorbida es la muerte en victoria. ¿Donde esta, oh muerte. tu aguijón? ¿Donde, oh sepulcro, tu victoria?".
Después le pidió que le leyera el cántico preferido por su madre el cual expresaba la total seguridad del creyente que que ha confiado en el Señor Jesús, y la absoluta certeza de su salvación por medio de la obra redentora de Cristo sobre la cruz del Calvario, y como colofón a su testimonio, las ultimas palabras de Haendel fueron:"Señor Jesús, recibe mi espíritu."
Sobre su tumba hay una estatua que lo representa ante un órgano, mientras sus manos sostienen una partitura en la que se lee:"Yo se que mi Redentor vive" ( Job 19:25 ). Mientras algunas de sus posiciones musicales han expresado alabanzas a Dios, su corazón podía repetir con el salmista:"El Señor es mi pastor; nada me faltara. En lugares de delicados pastos me hará descansar; junto a aguas de reposo me pastoreara. Confortara mi alma...aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tu estarás conmigo" ( Salmo 23 ).
Querido amigo,¿no es digna de imitar la fe de Haendel?. El ya esta gozando con su Señor en la gloria la promesa que Dios hace a todos cuantos en El confían:"Lo saciare de larga vida." ¿No querrás tu confiar en El?. Piensa que "Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por el". Si, Dios "Envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados".( 1º Juan 4:9-10 ).
Es tan grande el amor que Dios nos tiene que, "siendo aun pecadores, Cristo murió por nosotros". ( Romanos 5:8 ).

MENSAJE DEL AMOR DE DIOS
#876
 
...
Imagen
10 RAZONES PORQUE DEBE SEGUIR A CRISTO

1º Cristo es creíble.
Los seguidores de Jesús vieron su carácter intachable, escucharon sus enseñanzas incomparables, y concluyeron, “Tu tienes palabras de vida eterna. Y nosotros hemos creído y conocemos que tu eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente”, (Juan 6:68-69).

2º El es el enfoque de un libro histórico y confiable.
La Biblia es un libro que recuenta la historia sin errores. Es inspirada por Dios y manifesta la voluntad de Dios para la vida y para la salvación del alma pecaminosa. “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redarguir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”, (2 Timoteo 3:16-17).

3º Cristo es el Hijo de Dios Creador.
Jesús revelo a Dios como un Padre de amor quien, como el Creador, diseño el universo y alma tanto al hombre que envió a su Hijo para pagar la pena por el pecado del hombre y dar dar su vida rescatarlo. “Porque de tal manera amo Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en el cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por el. El que en el cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios, “(Juan 3:16-18).

4º Cristo resucito de la muerte.
El poder que resucito a Jesús de entre los muertos, es el mismo poder que nos da vida eterna cuando creemos de corazon en Jesús como nuestro unico y suficiente salvador. El hecho de la resurrección impulso a los primeros discípulos a cunplir la misión de evangelizar al mundo, y aun a estar dispuestos a morir para Cristo. “El Dios de nuestros padres levanto a Jesús, a quien vosotros matasteis colgándole en un madero. A este, Dios ha exaltado con su diestra por Príncipe y Salvador, para dar a Israel arrepentimiento y perdón de pecados. Y nosotros somos testigos suyos de estas cosas, y tumben el Espíritu Santo, el cual ha dado Dios a los que le obedecen,” (Hechos 5:30-32).

5º Jesús tiene poder para cambiar su vida.
El apóstol Pablo se consideraba como el pecador mas vil. Sin embargo, Jesús le llamo para salvarle y darle un ministerio de establecer iglesias y llevar el evangelio a muchos países. “Ve, porque instrumento escogido me es este (Pablo), para llevar mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel; porque yo le mostrare cuanto le es necesario padecer por mi nombre...En seguida(Pablo) predicaba a Cristo en las sinagogas, diciendo que este era el Hijo de Dios,” (Hechos 9:15-17,20).

6º Jesús conoce y entiende nuestros corazones.
El corazon humano es lleno de pecado; todo lo malo en el mundo proviene de los corazones de los hombres. La única manera para uno tener paz con Dios es permitirle cambiar su corazon por el poder de su Espíritu Santo. “Porque el (Dios) conoce los secretos del corazon”,(Salmo 44:21).”Porque del corazon salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias,”(Mateo 15:19).

7º Cristo tiene todo conocimiento de la historia del mundo y tiene control de los lideres de países, tanto como los acontecimientos en el porvenir. “Porque en el fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de el y para el. Y el es antes de todas las cosas, y todas las cosas en el subsisten”, (Colosenses 1:16-17). “El cielo y la tierra pasaran, pero mis palabras no pasaran,” (Mateo 24:35).

8º La vida y la muerte de Cristo ha cambiado al mundo.
La fecha de hoy tiene su base en el nacimiento de Cristo. 2006 DC. Las leyes de las naciones tienen sus bases en la Biblia, y la ética y la moralidad tienen sus bases en la enseñanzas de Cristo, (Mateo capítulos 5 al 7).

9º Jesús tiene la respuesta a nuestra necesidad mas grande.
Por medio de Cristo podemos encontrar perdón y adopción en la familia de Dios. El ha prometido que si que si nosotros creemos en Jesús y aceptamos su sacrificio por nuestros pecados, naceremos espiritualmente y recibiremos la vida eterna. “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hijos de Dios,”(Juan 1:12). “Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida esta en su Hijo. El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida,” (1º Juan 5:11-12).

10º Jesús ha prometido regresar un día para llevar todos los suyos al cielo.
”No se turbe vuestro corazon; creéis en Dios, creed también en mi. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomare a mi mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis. Y sabeis a donde voy, y sabeis el camino”, (Juan 14:1-4).

¿No le parece que vale la pena seguir a uno como Cristo?.
El esta sobre todas las cosas y con el hay perdón de sus pecados, paz con Dios, y un lugar seguro en el cielo. Haga una vuelta del camino en el cual camina ahora, deje su vida de pecados, invite a Cristo en su vida, y luego siga a Cristo para gozar una vida de bendición.
Puede anotar la fecha de hoy, para poder así recordar el día que asepto a Cristo en su corazon.
Puedes orar así:
”Señor Jesucristo, reconozco que soy pecador y merezco el castigo eterno. Me arrepiento de todos mis pecados y te pido perdón. Entra en mi vida. Yo te recibo como mi Señor y Salvador. Haz de mi la persona que Tu quieres que sea.
Gracias por salvarme. Amen.”

Buenas Nuevas #769


imagen
EL PLAN DE DIOS PARA LA SALVACION

Amigo mio: te voy a formular la pregunta mas importante de tu vida. El gozo o la tristeza que experimentes en la eternidad dependen de ella. La pregunta es: ¿Eres salvo? Quiero decir...¿Estas seguro de ir al cielo cuando mueras? La pregunta no es si eres o no miembro de alguna iglesia, o cuan bueno eres, sino, ¿eres salvo?.
Nadie puede gozar de las bendiciones de Dios ni ir al cielo sin ser salvo. Jesús le dijo a Nicodemo en Juan 3:7 “Os es necesario nacer de nuevo”. En su Palabra Dios nos describe el único plan de salvación. El plan es sencillo. Tu puedes ser salvo hoy.
En primer lugar, amigo mio, debes reconocer que eres pecador. “No hay justo, ni aun uno”, Romanos 3:10. “No hay diferencia, por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios”, Romanos 3:22-23.
No puedes ser salvo a menos que reconozcas que eres pecador, estas condenado a la muerte.”Porque la paga del pecado es muerte”, Romanos 6:23.
”El pecado da a luz la muerte”, Santiago 1:15. Esto significa separación de Dios, en el infierno por siempre. ¡Es horrible, mi amigo, pero es la realidad! Sin embargo, Dios te amo de tal manera que dio a su Hijo unigénito, Jesucristo, como tu sustituto. Jesucristo cargo con tu pecado y murió en tu lugar.
”Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en El”, 2ºCorintios 5:21. “El mismo llevo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por su herida fuisteis sanados”, 1ºPedro 2:24.
Jesús tuvo que morir y derramar su sangre. “Porque la vida de la carne en la sangre esta”, Levítico 17:11.
”Sin derramamiento de sangre no se hace remisión”, Hebreos 9:22.
No podemos entender como Jesús cargo con nuestro pecado pero la Palabra de Dios así lo Dice. Así que, amigo mio, Jesús cargo con tu pecado y murió por ti. Es verdad, Dios no puede mentir.
El carcelero de Filipos les pregunto a Pablo y a Silas:”¿Que debo hacer para ser salvo?” Ellos le respondieron:”Cree en el Señor Jesucristo, y seras salvo, tu y tu casa”, Hechos 16:31.
Simplemente cree en que El cargo con tu pecado, murió en tu lugar, fue sepultado y resucito para justificacion. Luego invocalo. “Porque cualquiera que invocare el nombre del Señor sera salvo”, Romanos 10:13. En Lucas 18:13 encontramos las primeras palabras que un pecador debe orar:”Dios, se propicio a mi, pecador”:
Tu eres un pecador y seguramente estas arrepentido. Ahora mismo, dondequiera que estés, eleva una oracion a Dios. No tiene que ser una oracion extensa o en voz alta, ya que Dios esta ansioso de salvarte. Solo tienes que decir: “Oh Dios, soy pecador. Perdoname, estoy arrepentido; ten misericordia de mi y salvame en el nombre de Jesús”. Ahora solo cree en su Palabra.
”Porque cualquiera (incluso tu) que invocare el nombre del Señor sera salvo”, Romanos 10:13.
Solo cree en la Palabra de Dios. Cuando hayas hecho lo que El pide y de acuerdo a su Palabra, proclamate salvo por fe. Cree y seras salvo. Ninguna iglesia, ninguna religión, ni siquiera tus buenas obras, absolutamente nada ni nadie puede salvarte, el único es Jesús.
El plan de salvación es sencillo: tu eres un pecador, y por serlo debes morir o creer en Jesús como tu sustituto, quien murió en tu lugar, fue sepultado y resucito de entre los muertos. Invoca el nombre de Dios, reconocete pecador y pídele tenga misericordia de ti y te salve en el nombre de Jesús. Entonces cree en su Palabra y declarate salvo por fe.
Seguramente dirás que eso no es todo para ser salvo, pero si lo es; eso es absolutamente todo. Gracias a Dios muchos han confiado en Cristo a través de este sencillo plan. Esto esta escrito. Es el plan de Dios. Amigo mio, creelo y siguelo. Ahora es el tiempo de hacerlo, hoy es el día de salvación.
”Ahora es el tiempo favorable, ahora es el día de salvación”, 2ºCorintios 6:2. “No te jactes del día de mañana:porque no sabes que dará de si el día”, Proverbios 27:1.
Si no has comprendido, lee estas palabras varias veces hasta que logres comprenderlas. No lo lo deseches hasta que lo entiendas. Tu alma vale mas que todos los tesoros del mundo.
”¿Pues de que le sirve al hombre ganar el mundo entero y perder el alma?.
¿Que recompensa dará el hombre por su alma?”, Marcos 8:36-37.
Sobre todas las cosas asegurate de ser salvo. Si pierdes tu alma también perderás el cielo, lo perderás todo. Que Dios te ayude.
No confíes en tus sentimientos, ellos pueden cambiar. Permanece firme en las promesas de Dios, ellas nunca cambian.
”Si alguien me confesare delante de los hombres, yo también le confesare delante de mi Padre que esta en los cielos”, Mateo 10:32.

Si quieres saber mas, trata de estar en contacto con esta pagina y dejarnos tu email.
Seguiremos escribiendo para que muchas almas se conviertan a Cristo.
Que el Señor te bendiga.
imagen
LA VENIDA DE CRISTO

“LA VENIDA DEL SEÑOR” es una cosa tan cierta como el amanecer.
Antes de que Cristo fuese crucificado por los soldados romanos a la instancia de los judíos, El dijo que iba a resucitar de los muertos, y... ¡resucito! Por mas de quinientos testigos fue visto vivo en su Su cuerpo que llevaba las señales de los clavos y la lanza de la enemistad humana. Dijo a Sus discípulos:”Palpad, y ved: que el espíritu no tiene ni carne ni huesos, como veis que yo tengo” ( Lucas 24:39 ).
¡La venida del Señor! El dijo también que vendría otra vez, y...lo hará. ¡Es ciertísimo! “Vendré otra vez” ( Juan 14:3 ); como también es cierto que “la venida del Señor se acerca” ( Santiago 5:8 ). Pero Su venida tiene dos aspectos: primero, El ha de arrebatar a los Suyos, muertos o vivos, del mundo- los que somos redimidos de nuestros pecados con Su sangre preciosa-y llevarnos a la casa del Padre, como prometió en 1º Tesalonicenses 4:16-17. Segundo, El ha de venir “con grande poder y gloria” para juzgar al mundo por su incredulidad y maldad.
¡La venida del Señor! “Aparejate para venir al encuentro a tu Dios” ( Amos 4:12 ).
¡La venida del Señor! “Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así sera también la venida del Hijo del hombre...Y entonces se mostrara la señal del Hijo del hombre en el cielo; y entonces lamentaran todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del hombre que vendrá sobre las nubes del cielo, con grande poder y gloria”. ( Mateo 24:27 y 30 ).
¡La venida del Señor! “El día del Señor vendrá así como ladrón de noche, que cuando dirán, Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción de repente” ( 1º Tesalonicenses 5:2-3 ).
¡La venida del Señor! “Se manifestara el Señor Jesús del cielo con los ángeles de su potencia, en llama de fuego, para dar el pago a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo; los cuales serán castigados de eterna perdición por la presencia del Señor, y por la gloria de su potencia” (2º Tesalonicenses 1:7-9 ).
¡La venida del Señor! “He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le vera, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra se lamentaran sobre El. Así sea Amen” ( Apocalipsis 1:7 ).
¡La venida del Señor! Los que son salvos de sus pecados se regocijaran al ver venir a su Señor por ellos; pero los pecadores empedernidos se lamentaran al verle venir en juicio. ¿Donde estarás tu?.


¡Perdio su tesoro!
Bajo un sol esplendoroso un barco de transporte se deslizaba suavemente por el tranquilo mar.
Cerca de la baranda un pasajero se pasaba tirando algo al aire y volviéndolo a recoger, algo que centelleaba con extraordinaria brillantez al ser tocado por los rayos del sol. El hombre clavaba toda su atención en tan resplandeciente objeto cada vez que lo tiraba. Otro pasajero que le observaba se acerco y pregunto:
-¿Que cosa es esa que Ud. al aire y la vuelve a agarrar con tanto descuido?
-Es un diamante. Vealo.
-¿Vale mucho?
-Si, valiosisimo. Fijese en su color y tamaño. En verdad todo lo que poseo en el mundo lo tengo invertido en este diamante. Voy hacia un nuevo país en busca de fortuna. Vendí todas mis pertenencias e invertí el dinero en este diamante para poder llevarlo facilmente.
-Si es tan valioso como dice, ¿no le parece muy arriesgado tirarlo así al aire sobre la barandilla?
-pregunto el compañero de viaje.
-No, no es ningún riesgo. Desde hace media hora lo estoy haciendo.
-Pues, podrá llegar el momento en que lo tira por ultima vez-dijo el otro.
El hombre se sonrió y volvió a lanzarlo al aire y a recogerlo. De nuevo lo tiro- la preciosa piedra brillo deslumbrantemente, acariciada por los rayos del sol-pero...esta vez cayó muy afuera. El hombre alargo la mano todo lo que podía por sobre la baranda, pero no pudo agarrarlo. Un leve salto del agua marco momentaneamente el lugar de su caída. El dueño del diamante se quedo atontado por un momento, luego exclamo angustiado:
"¡ Lo perdí ! ¡lo perdí! ¡lo perdí! ¡He perdido todo lo que tenia en este mundo!"
Dirá usted que nadie es tan tonto, que esta historia no puede ser real. Pero, si es cierta... y es muy posible que el protagonista sea usted mismo. El mar es el tiempo, y el destino hacia el que viaja usted es la eternidad. El barco en que viaja es la vida y el diamante es su alma con el cual esta usted jugando. Déjeme, pues, repetir la historia de esta manera:
- Amigo mio, ¿que es lo que tiene usted en la mano y con que juega tan descuidadamente?
-Es mi alma.
-¿Vale mucho?
-No le parece que corre un gran riesgo de perder su alma?
¡Ah, no!-dice usted, y sigue tirando su alma sobre el océano del tiempo. Pero llegara el momento en que no podrá recuperarla. Por mucho que intenta, sera imposible rescatarla. Su alma se habrá sumergido en las profundidades de la desaparición y tendrá que exclamar: "¡ Me perdí! 'Me perdí! ¡Me perdí! "
Tal sera su clamor un día quizás muy pronto a menos que ponga su alma en un lugar seguro, bajo el cuidado del Hijo de Dios.
" ¿Que aprovecha al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O que recompensa dará el hombre por su alma? " (Mateo 16:26)
¿Por que no entregar su alma al Señor Jesucristo ahora mismo?
"CREE EN EL SEÑOR JESUCRISTO, Y SERAS SALVO"
Jesús DIJO:" YO LES DOY VIDA ETERNA; Y NO PERECERAN JAMAS, NADIE LAS PUEDE ARREBATAR DE MI MANO." ( Hechos 16:31; Juan 10:28).

Editorial Buenas Nuevas #106


Preparandome para la mudanza.

El dueño de la casa donde he vivido por varios años me ha avisado que debo prepararme para mudarme, pues el ya no seguirá reparando la casa.
No me agrada el aviso, pues los alrededores aquí son muy placenteros, y a no ser por su continuo deterioro visible, yo no cambiarías esta casa ni por un palacio.¡Pero la pobre viejita!-cualquier brisita la hace temblar, y el día menos pensado creo que se derrumbara. Sus fundamentos están muy débiles, las ventanas viejas y el techo muy acabado.
Me preocupa la idea de mudarme; no sabría como dejar mi vieja casita. Pero cada día me convencía mas que, al fin, no me quedara mas remedio. Como la mayoría de mis vecinos, yo nunca hablaba de mi inevitable mudanza, a pesar de ser mi constante preocupación.
Absorto con tan inquietante pensamiento, oír hablar de una magnifica mansión preparada por un excelente Amigo especialmente para gente como yo. Alentando con tal hermosa esperanza. consulte mapas y documentos para saber mas acerca de tan esplendida mansión y sus residentes. Para colmo de dicha, oí de uno que había visitado el lugar que ningún lenguaje humano era capaz de explicar lo que oyó en su estadía en tan maravilloso lugar. Hablaba de aquellas encantadoras tierras con un entusiasmo que me hizo desear ser habitante allí, y para mi mayor alegría el me explico como lograrlo.
Me dijo que para poder tener posesión en dicho lugar, el había aceptado la perdida de todo cuanto tenia.
Desde las riberas del cristalino río que marca el limite del encantador país de mis dorados ensueños he vislumbrado sus bellos paisajes, los cuales han llenado tanto mi corazón, que he sentido el deseo vehemente de unirme al grupo de los bienaventurados que entonan dulces alabanzas al Rey de tan maravilloso lugar.
Muchos amigos mios se han ido allí, y antes de trasladarse me han recordado que mi partida al lugar no debe tardar. En el instante de despedirse, he contemplado lleno de admiracion una dulce sonrisa dibujada en sus labios. Todo lo cual me hizo buscar con insistencia como hacerme propietario allí, y con gran asombro he sabido que su Rey, quien es mi mejor amigo, tiene preparada para mi una linda casa, al solo precio de llenar una solicitud.
Comprenderan mi alegría ante tan codiciable oferta, tanto mas cuanto que solo es posible mediante el gran sacrificio de mi buen amigo, quien derramo su sangre para abrirme entrada a sus ricos dominios. “Por su propia sangre, entro una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención” (Hebreos 9:12 ). Me averguenzan las veces que he pecado contra el. No obstante su amor me extiende esta maravillosa oferta. Y he aceptado su sacrificio de todo corazón, y me estoy ALISTANDO PARA LA MUDANZA.
Quiero recordarle, amado vecino, que muy pronto usted-así como yo-tendrá que mudarse de su casa actual; pero quiero repetirle que la oferta que acabo de aceptar, es para todo el que desee aprovecharla, sin nada que hacer sino llenar los formularios. Pero le advierto además, y con urgencia, que el Rey un día cancelara la oferta, por lo cual dice:”He aquí ahora el tiempo aceptable” ( 2º Corintios 6:2 )- el momento oportuno aceptable; mañana sera muy tarde. La muerte no siempre avisa su llegada.
Así pues, querido vecino, aproveche esta buena ocasión. Ahora se le ofrece de balde, sin precio y sin dinero. “Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro” ( Romanos 6:23 ). En cuanto a mi Amigo, he aceptado a Jesucristo como Salvador personal, y estoy muy feliz; ME ALISTO PARA LA MUDANZA.
¡Ojala que sea así contigo en este mismo momento!

Editorial Buenas Nuevas #134



UNA ORACION DE GRATITUD

Gracias, Señor, por todos esos años
Cuando hablabas a mi corazón.
Con que paciencia tu me esperaste,
Gracias, Señor, por ese gran amor.

Gracias, Señor, por tu misericordia:
Me recibiste tal cual un día fui,
No era nadie, ni tenia nada,
Gracias, Señor, por aceptarme así.

Gracias, Señor, dejaste tus pisadas
Y me invitaste a tomar mi cruz.
Todo entregaste: todo ahora pides,
Gracias, Señor, por ser mi ejemplo tu.

Gracias, Señor, por darme tu confianza
Y por pensar que puedo útil ser.
A ti me entrego y a mi yo renuncio,
Gracias, Señor, por lo que haras en mi.

”El Sembrador”.


Maravilloso es

Compositor: George Baaverly Shea

Estrofa 1:
Qué gran-diosa es la puesta del sol
admi-rable cual amane-cer
pero es más grandioso y conmove-dor
el a-mor que me tiene el Se-ñor

Coro:
¡Maravilloso es, ma-ravilloso es
cuando pienso que Dios me ama a mí!
¡Maravilloso es ma-ravilloso es
cuando pienso que Dios me ama a mí!

Estrofa 2:
Maravilla de un sol que se o-culta
mara-villa aurora que vi
mara-villa que en mi alma re-sulta hoy
cuando pienso que Dios me a-ma a mí

Coro:

Estrofa 3:
Qué grandioso el ve- rano co-pioso
los cielos la tierra y el sol
pero es más grandioso y conmove-dor
el a-mor que me tiene el Se-ñor

Coro:

Estrofa 1 y Coro para terminar

 
 
imagen
imagen
contacto@f-henriquez.cl
Me interesa tu opinión
imagen